Tónico matificante casero

Tónico matificante casero
5 (100%) 3 votes

Los principios elementales en el cuidado diario del rostro son: limpieza, tonificación e hidratación, en ese orden, ¿Cuál es la importancia de tonificar? un tónico elimina los restos de jabón que causaran resequedad, cierra los poros y prepara la piel para recibir otros productos. Un tónico matificante casero es ideal para las pieles grasas porque eliminará los brillos del rostro y retrasará la producción de grasa, lo que resulta conveniente para quienes tienen glándulas sebáceas muy activas que continuamente están produciendo grasa y sudor. Preparar este producto especial requiere de poco tiempo.

Tónico matificante casero

Ingredientes

  • 100 ml de agua de rosas.
  • Una cucharada de maicena (fécula de maíz).

En un envase limpio con atomizador agregar el de agua de rosas y la fécula de maíz, envolver un papel en forma de embudo facilita este paso, tapar y agitar muy bien hasta disolver la maicena, inmediatamente se forma una solución color rosa pastel, lo que significa que nuestro producto está listo. Nuestro tónico matificante casero suaviza la piel, da una textura sedosa y fresca como la del pétalo de una flor. Antes de cada aplicación debemos agitar vigorosamente el envase porque la maicena tiende a separase del agua y se asienta en el fondo. Puede usarse a cualquier hora del día cuando el brillo o grasa de la zona T (frente y nariz) comience a hacerse visible.

Tónico matificante casero

Los tónicos comerciales generalmente contienen grandes cantidades de alcohol como ingrediente principal por lo cual debemos evitar usarlos, limpiar la piel con alcohol es perjudicial  porque reseca la piel irremediablemente alterando el ph y causando descamación, razón por la cual siempre lo natural es la mejor opción.

Si no tienes problemas con la grasa de la piel puedes aplicar un poco de agua de rosas en el rostro limpio con un disco de algodón, funciona como un tónico para pieles sensibles, cierra los poros dilatados, mejora el aspecto de la piel haciéndola visualmente más tersa. Usándola como rocío refresca y revitaliza el rostro en cualquier momento del día.