Réplicas de maquillaje, un problema de salud en Venezuela

Réplicas de maquillaje, un problema de salud en Venezuela
5 (100%) 1 vote

Saludos amigos y hoy quiero hablarles de un tema que me parece delicado, he visto como recientemente se ha elevado el mercado del maquillaje en Venezuela, existe gran una variedad de cosméticos novedosos pero lastimosamente se trata de réplicas de maquillaje piratas de marcas reconocidas traídas generalmente de China, país industrial cuyo mercado se caracteriza por su extraordinaria habilidad para copiarlo absolutamente todo.

Estas mercancías son producidas en laboratorios ilícitos, sin acatar normas de asepsia, antisepsia y sanidad, usando productos cancerígenos como el plomo, sin realizar pruebas dermatológicas, generalmente prueban en animales, su manipulación y trasporte es rudimentario. Cuando colocamos estas sustancias en la piel estamos en peligro de adquirir enfermedades cutáneas graves como alergias, infecciones, entre otras.

Utilizar maquillaje réplica es una decisión particular, cuando hacemos una compra de este tipo deberíamos aceptar metafóricamente la opción “entiendo los riesgos” el problema está cuando nos engañan vendiéndonos imitaciones como marcas genuinas haciéndonos pagar muchísimo dinero por un producto que no es original.

Réplicas de maquillaje

Antes era más sencillo descubrir a estos vendedores porque habitualmente eran informales y comercializaban en las calles. Ahora este mercado se ha propagado a todos los estratos, los encontramos en centros comerciales, tiendas reconocidas, páginas de Internet y farmacias, por lo que cualquier usuaria puede caer en la trampa.

Por mi bienestar y salud he decidido desde hace tiempo no volver a usar réplicas de maquillaje, tengo varias amigas que venden estos productos a través de Instagram y aunque deseo apoyarlas no lo hago porque conozco el origen de su mercancía, he optado por adquirir cosméticos en negocios con trayectoria como Locatel y Farmatodo, empresas reconocidas nacionalmente que no colocarían en juego su reputación por vender piratería.

Muchos de los productos que dicen ser de las marcas Kylie, Mac y Clinique, que venden en nuestro país son de imitación, las originales son de alta gama, costosas, exclusivas y habitualmente se venden por Internet pagables en dólares. La mejor opción que tenemos las venezolanas es usar marcas nacionales, que además de ser genuinas cuentan con las pautas de calidad exigidas por la legislación de Venezuela.

Valmy, Mon reve, Personi y Bliss son referentes de excelencia en marcas, darle una oportunidad a la producción nacional y preferir la inversión local repercute en el crecimiento de estas empresas, su expansión y posicionamiento en el mercado, para fabricar cada vez más productos de calidad para embellecer más aún a las mujeres venezolanas.